España culpa del drama de Melilla a las “mafias” traficantes de personas

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, culpó el sábado a las “mafias” del intento de miles de emigrantes de cruzar la frontera hispano-marroquí de Melilla, un “ataque a la integridad” de España, afirmó, que se saldó con la muerte de 23 de ellos en el lado marroquí.

“Si hay un responsable de todo lo que parece ha sucedido en esa frontera, son las mafias que trafican con seres humanos”, dijo Sánchez en una conferencia de prensa en Madrid, evitando críticas a las fuerzas de seguridad marroquíes, de las que elogió su colaboración para frenar el cruce.

Sánchez dijo que se trató de un “asalto violento (…) a una ciudad que es territorio español. Por lo tanto, fue un ataque a la integridad territorial de nuestro país”.

“En segundo lugar, quiero recordar también que la gendarmería marroquí trabajó coordinadamente con las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado para repeler este asalto tan violento”, continuó.

Las víctimas murieron “en una estampida y al caer de la valla” que separa el enclave español del territorio marroquí, explicó una fuente de las autoridades marroquíes, pero grupos de derechos humanos de este país norafricano reclamaron una investigación de lo ocurrido.

El número de muertos subió a 23, según un balance actualizado publicado el sábado por la noche por las autoridades locales marroquíes, que antes habían informado de 18 víctimas fatales.

“Cinco migrantes murieron, lo que eleva el balance a 23 muertos”, indicó a la AFP una fuente de las autoridades de la provincia de Nador, precisando que “18 migrantes y un miembro de las fuerzas del orden permanecen bajo observación médica”.

Este balance es, de lejos, el más grave de las numerosas tentativas de entradas multitudinarias tanto en Melilla como en el otro enclave español en Marruecos, Ceuta, que constituyen las únicas fronteras terrestres entre la Unión Europea y África.