Tom Holland confiesa estar harto de mentir para no dar spoilers

Con el inminente estreno de ‘Spider-Man: No Way Home’, Tom Holland ha admitido públicamente que tanto él como el resto de sus compañeros de reparto están más que hartos de tener que mentir tanto a la prensa como a los fans para evitar que se filtren spoilers de la película, que llegará, por fin, a los cines este miércoles 16 de diciembre.

Estamos bastante cansados de mentir y engañar a la gente constantemente”, declaró el actor británico a Yahoo Entertaiment UK. “Siento que pesa mucho en mi conciencia. Es complicado [de gestionar]”, añadió.

En la misma entrevista, Holland reveló que hubiera tenido que mentir mucho más incluso si Sony y Marvel hubieran seguido su plan de marketing inicial, que consistía en mantener las identidades de los villanos que regresan y que se unen al multiverso de forma confidencial hasta el estreno.

¿Recuerdas cuándo ese era el plan inicial de promoción?”, le preguntó el actor a su compañera de reparto en la entrevista, Zendaya. “Inicialmente, estaba previsto que la promoción del filme hiciera creer que había una especie de lucha fratricida entre el Doctor Strange y Spider-Man. Pensaban mantenerlo todo en el absoluto secretismo. Era inviable”, añadió.

Las primeras confirmaciones del regreso de villanos de anteriores sagas de ‘Spider-Man’ fue cuando se reveló la presencia del Doctor Octopus de Alfred Molina y el Electro de Jamie Foxx. Posteriormente, se destapó que el Duende Verde de Willem Dafoe, The Sandman de Thomas Haden Church y el Lagarto de Rhys Ifans también se unían al plantel de enemigos de Peter Parker.

Teniendo en cuenta que Holland ha reconocido públicamente que ha mentido durante toda la promoción, no sería extraño que estuviera refiriéndose a la más que posible aparición de los Hombre Araña de Tobey Maguire y Andrew Garfield, rumor que está manteniendo en vilo a todo el fandom.

El 15 de diciembre será cuando Holland pueda respirar tranquilo y poder decir, por fin, la verdad, al estar todas las cartas sobre la mesa. Una espera que va siendo cada vez más corta.