Cadáveres de visones salen de su tumba en Dinamarca

Dinamarca decidió deshacerse rápidamente de visones para luchar contra la pandemia del coronavirus, debido a una mutación del virus transmisible a los humanos, pero incluso después de muertos y enterrados, resurgieron de su tumba debido a los efectos de los gases de descomposición.

El fenómeno se produjo en un terreno militar cerca de Holstebro, en una de las fosas improvisadas donde se enterró a los animales sacrificados, según imágenes transmitidas por la televisión pública DR.

Los cadáveres de los visones, que salieron a la superficie bajo la presión acumulada de los gases de descomposición, están recubiertos solo por una fina capa de cal y de una tierra muy arenosa, que habría facilitado el fenómeno según la policía local.

El ministerio de Medioambiente y de Agricultura afirma en un comunicado que los visones están enterrados a entre un metro y medio y dos metros. Pero según DR, solo estaban a un metro de profundidad en este campo.

Para el ministerio, la reaparición de los cadáveres es “un problema temporal ligado al proceso de descomposición de los animales”.

“El Estado juega con nuestra naturaleza y la utiliza como un vertedero”, lamentó Leif Brogger, un consejero municipal de Holstebro, citado el miércoles por el diario Jyllands-Posten.