Red de corrupción en EU metía a juniors en universidades élite

El Departamento de Justicia de Estados Unidos destapó hoy una red de sobornos millonarios de familias adineradas, entre las que figuran las célebres actrices Felicity Huffman y Lori Loughlin, para facilitar el acceso de sus hijos a prestigiosas universidades como Yale, Georgetown o Stanford.

Se trata del mayor fraude de admisión universitaria nunca perseguido por el Departamento de Justicia”, aseguró el fiscal general de Massachusetts, Andrew Lelling, en una rueda de prensa en Boston.

Huffman, conocida por su participación en la serie televisiva “Desperate Housewives”, y Loughlin, quien saltó a la fama por su papel en la serie “Full House”, así como varios empresarios son parte de los 50 acusados de integrar un esquema de 25 millones de dólares que ayudaba a estadunidenses ricos a que sus hijos ingresen a universidades de élite.

También están incluidos responsables de las universidades, supervisores de exámenes y entrenadores.

Desde comienzos de 2011, y de manera continuada hasta el presente, los acusados -principalmente individuos cuyos hijos estaban aplicando para entrar en la universidad- conspiraron con otros para usar sobornos u otras formas de fraude para facilitar la admisión de sus hijos a universidades”, indicó el texto de acusación.

Los fiscales acusaron a William ‘Rick’ Singer, de 58 años, de liderar una asociación ilícita a través de su organización Edge College & Career Network.

Los padres pagaban decenas de miles de dólares por sus servicios, que estaban enmascarados como contribuciones benéficas, dijeron los fiscales.

Aclararon que los estudiantes no eran conscientes de que habían accedido a las universidades como resultado de los sobornos pagados por sus progenitores.

Singer tiene previsto declararse culpable el martes en una corte federal de Boston de cargos que incluyen asociación ilícita, lavado de dinero y obstrucción a la justicia, según documentos del tribunal.