Guaidó pedirá al Parlamento declarar “estado de alarma” en Venezuela

El líder opositor Juan Guaidó anunció este domingo que pedirá al Parlamento declarar “estado de alarma” en Venezuela por el apagón que mantiene colapsado al país desde el jueves, a fin de solicitar ayuda internacional; y aseguró que Alemania y Japón están dispuestos a apoyar.

“El día de mañana hemos convocado sesión de emergencia extraordinaria de urgencia del Parlamento Nacional para tomar acciones inmediatas con respecto a la ayuda humanitaria necesaria”, dijo Guaidó, jefe del Congreso de mayoría opositora, en rueda de prensa.

El opositor, reconocido por 50 países como presidente interino de Venezuela, aseguró que el lunes también convocará “acciones de calle” para presionar la salida del poder de Nicolás Maduro, a cuyo gobierno responsabiliza del monumental corte de electricidad que empezó el jueves a las 16H50 (20H50 GMT).

“Hay que atender la emergencia, que entre la ayuda humanitaria. Esta catástrofe debemos atenderla de inmediato, no podemos voltear la cara”, manifestó el jefe legislativo.

Más tarde, en Twitter, Guaidó anunció “consultas” con dos de los gobiernos que lo reconocen en busca de apoyo técnico. “Conversamos con Alemania y Japón (…) y están dispuestos a acompañarnos en la solución de la crisis”, publicó en la red social.

Los hospitales que tienen generadores de energía los usan para emergencias. El país está prácticamente paralizado con negocios cerrados y poco transporte, sin actividades laborales ni escolares.

Entre la población, la preocupación aumenta porque la comida empieza a dañarse y el agua escasea; y largas filas se forman en estaciones de servicio ante el temor de que pronto falte combustible.

“Usted tiene derecho a salir a la calle, a protestar, a exigir, porque este régimen está dejando morir a los venezolanos. Señores de las Fuerza

Armada es momento de dejar de cubrir al dictador”, dijo Guaidó, al dirigirse a los venezolanos.

Maduro denunció “ataques electromagnéticos” al “cerebro” de la hidroeléctrica de Guri, ubicada en el estado Bolívar (sur), la mayor de

Venezuela y la segunda de América Latina, después de Itaipú (Brasil-Paraguay).

Guaidó calificó esa versión de “hollywoodesca”.

La oposición y expertos responsabilizan al gobierno por recurrentes interrupciones del servicio eléctrico, principalmente en el interior del país, acusándole de falta de inversiones y mantenimiento, y corrupción. Sin embargo, las autoridades denuncian constantes actos de “sabotaje”.