Los rostros de “El Chapo”

Este jueves (19:00 horas) se estrena en Docufilms de CNN en Español el documental “El Chapo: dos rostros de un capo”. La producción periodística presenta un recuento de su vida y del caso que llevó el narcotraficante en Estados Unidos. Este material se armó, en parte, con el trabajo de María Santana, corresponsal que cubrió el juicio del narcotraficante en Nueva York, quien platicó con este medio vía telefónica sobre su experiencia: “Para mí fue un reto profesional y personal. Tuve la responsabilidad de ser la persona dentro de la corte, prácticamente los ojos y oídos de la cadena y de nuestra audiencia”. En las cortes federales de Estados Unidos no se permite el ingreso de cámaras, por lo que “era mi responsabilidad anotar todo esto de forma verídica, basada en los hechos y en mis observaciones para transmitirle a las personas cuál era el ambiente y qué sucedía adentro de la corte”.

Guillermo Blanco, productor del documental, platicó cómo fue el comienzo de esta producción: “Todo comenzó con una charla con María Santana en Nueva York, recuerdo perfecto que llegó con sus once libretas. Esas libretas, el único elemento con el que los periodistas podían ingresar. Fue una conversación de dos días, estar escuchando sus anotaciones, para después de ahí comenzar a construir la narrativa”.

Por su parte, Fernando del Rincón, conductor de “El Chapo: dos rostros de un capo”, adelantó: “Es un trabajo que nos da muchos ángulos y dimensiones sobre quién es ‘El Chapo’ Guzmán. Es interesante ver cómo lograron estructurar con evidencia firme un documental que nos lleva por diferentes caminos: por el lado legal (el procedimiento), parte de la vida amorosa, de la vida privada. Fue una persona muy vanidosa, la logramos descubrir por los diferentes testimoniales. Era ególatra, enredaba muy fácilmente a las mujeres y personas dentro de su estructura. Es un ‘Chapo’ multidimensional”. Para crear este retrato recurrieron a registros históricos: audios, cartas, textos, “es un trabajo de miles de documentos revisados”, afirmó Fernando.

Para María Santana, la cobertura del caso cambió la ciudad durante los tres meses que duró el juicio, pues Nueva York “se blindó durante el juicio. Para entrar a la corte y a la sala del tribunal había un proceso como de aeropuerto. Si salía alguien al baño tenía que volver a pasar por todo el proceso. Fue algo que en mi experiencia nunca lo había vivido así (me ha tocado cubrir juicios de importancia internacional, con terroristas). También fue fascinante estar a tan solo unos metros de una figura como ‘El Chapo’ Guzmán, una de las más notorias en el narcotráfico”.

Otro reto fue representar a la prensa en un espacio abierto al público, por lo que hubo que madrugar cada día: “Al piso podría entrar cualquier persona, a los periodistas no nos daban preferencia de entrar: era quien llegaba primero”. Fue así que María Santana trabajó por llegar temprano y pudo ver los gestos de “El Chapo” mientras sucedían las declaraciones en su contra: “Vi sus reacciones a ciertas cosas. Cuando la Fiscalía presentó a 14 colaboradores, amigos, socios y compadres, personas cercanas y que decidieron traicionarlo. Yo esperaba a un ‘Chapo’ cansado de que dijeran tantas cosas de él: nunca sucedió. Su reacción era sin emoción, es una persona que puede distanciarse de lo que están diciendo, y él como si nada. No mostraba en ningún momento ninguna señal de que lo afectaba”.

El productor abundó en el trabajo de edición y elaboración del guion para contar la historia: “La revisión de los documentos fue sumamente complejo, nuestra lengua nativa es el español, todos estos documentos están en inglés y tienen un lenguaje jurídico muy complejo. Esta investigación son casi 30 años de carrera criminal. La DEA y el FBI fueron obteniendo recursos para armar el caso: son cerca de 200 mil documentos, por lo menos 2,000 audios filtrados, cientos y cientos de mensajes de textos en su sistema encriptado que construyó ‘El Chapo’ (no era un ciudadano común y corriente que contratara un servicio de telefonía, pagó para crear un sistema que al final fue investigado y fue empleado por la misma autoridad)”. Guillermo resaltó el carácter periodístico, donde todos los datos que se dan están sustentados en la investigación.

Fernando del Rincón aclaró que el documental desmitifica la imagen de “El Chapo” que tienen algunas personas sobre su carácter de “héroe”: “Hay que darse cuenta de quién es, un criminal violento que cobró muchas vidas”. Para el conductor, algo que resalta del documental es el modo en que actuaron las autoridades estadounidenses: “Cómo llevaron el caso, detallando una investigación de treinta años de actividades”, en contraste con las autoridades en México que dejaron operar al capo.